Moonlight

7.4
Chiron es un joven afroamericano con una difícil infancia y adolescencia, que crece en una zona conflictiva de Miami. A medida que pasan los años, el joven se descubre a sí mismo intentando sobrevivir en diferentes situaciones. Durante todo ese tiempo, Chirón tendrá que hacer frente a la drogadicción de su madre y al violento ambiente de su colegio y su barrio. critica: No se sabe si Barry Jenkins conocerá la castiza expresión "de noche, todos los gatos son pardos". Básicamente, tiene el mismo significado que cuenta Juan, el camello de buen corazón, cuando relata que una anciana le confundió en la noche con cualquier otro, porque todos los chicos eran iguales. Aquella anciana le llamó Blue, solo para sacarlo de ese todo uniforme, para reconocer su existencia. Y es que, efectivamente, en esta vida parece que todos somos iguales, y aún más, que debemos serlo. Moonlight Pero Chiron, el protagonista de esta historia, no lo es. No se siente "normal" y no le hacen sentir "normal" (como si hubiera una definición concreta de esa palabra). Él es diferente, aunque no sepa por qué, pero así se siente. 'Moonlight' es el desarmante retrato de su crecimiento y madurez, lidiando con esa verdad, en un entorno que no le da ninguna oportunidad para expresarla. Ya en el primer capítulo (1. Pequeño) es el monstruo de Frankenstein particular de personas violentas e inmorales, tratando de conciliar en si mismo los pocos conceptos que es capaz de entender sin que nadie se lo diga. "Maricón", "droga", "raro"... son palabras que se escapan a su comprensión, que muchas veces se olvida que un niño no tiene que comprender a corta edad. A su alrededor, los adultos siempre le coartan o le echan en cara su silencio, desestimando enseguida su conversación, pero Juan es el único que quiere compartirlo: como aquella anciana que le hizo reconocerse, él quiere dar lo mismo que recibió. Para Chiron, la gente nombra las cosas, estableciendo lo que son, y teniendo él que nombrar de la misma manera esos sentimientos, verdades, conceptos, cuando está claro que no los percibe igual. En el segundo capítulo (2. Chiron) el desconcierto se mezcla con el voluble carácter adolescente. Un compañero le habla de una chica que se ha follado en la escalera, se lo cuenta con todo detalle, "pues para eso estamos los hombres". Vemos en la cara de Chiron, a través de la intrusiva cámara de Jenkins, que él no piensa de la misma manera, pero calla. Porque su instituto es un mundo de apariencias, de barreras que debes alzar para conseguir ser respetado, o en el caso de Chiron para evitar que te hagan daño. Una lección que él ha aprendido de una madre disminuida e histérica, cuyo único cariño aparece cuando tiene que pedirte algo. Sin embargo, Chiron no espera que esas apariencias estén tan presentes como para no tumbarse con una intimidad en la playa, o un cálido apretón de manos en la medianoche. Si lo pensamos bien, nadie lo espera en realidad, nadie nos dice que lo bueno nunca dura, que el peor golpe lo da el mejor amigo y que debemos ponernos la máscara de quien no somos para sobrevivir a lo que nos dicen que debemos ser. Es algo que aprendemos a golpes, físicos o morales, cuando nos miramos dolorosamente en un espejo y no queremos ser la persona que está al otro lado. Al tercer capítulo (3. Black), Chiron ha adoptado el apodo que le pusieron en su día. Como protección, como costra musculosa en su cuerpo, como un engaño que se ha visto obligado a aceptar para que le dejen en paz. Entonces llega una llamada, un sentimiento, lo único real que le pasó, hace tanto tiempo. No deja de ser curioso, que los que más daño hacen, son los que siempre decían querernos más. Parecería que todos llevamos esa máscara de lo que debíamos ser, y por algún estúpido motivo, nunca nos la quitamos. Hasta que es demasiado tarde, claro, eso siempre pasa. Una verdad dolorosa que establece 'Moonlight' es que nadie nos enseña a vivir la vida. Creemos que tenemos que hacer esto, intentamos adaptarnos... y rara vez nos damos cuenta de que lo que tenemos nunca es lo que quisimos. Nos convertimos en uno de esos que dictan qué es lo "normal" y rara vez nos salimos de ahí. Solo es más tarde, en un recuerdo, en una mirada... cuando podemos encontrar quiénes somos, cuando podemos romper el molde que no nos dejaba movernos Sí, de noche todos los gatos son pardos. Y vivimos sumidos en una larga y oscura noche. Pero eso no significa que nunca podamos salir de ella, si lo queremos lo suficiente. Moonlight
<

Torrents

Servidor Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
Torrent 1080p Dual Español Latino 17/05/2022 1.70 GB 17 Descargar
Torrent 1080p Dual Español Latino 17/05/2022 1.70 GB 1 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Personal Shopper

Drama Misterio Suspense
5.9

Maureen, una joven estadounidense en París, se hace cargo del guardarropa de una celebridad. Aunque no le gusta su trabajo, es lo único que encontró para pagar su estancia mientras espera una manifestación del espíritu de Lewis, su hermano gemelo desaparecido hace poco. Maureen comienza entonces a recibir en su móvil extraños mensajes anónimos. critica: Ver Personal shopper supone tal enganche que es casi imposible despegarse de la pantalla. Es la misma sensación que nos invade al no poder apartar la vista de un accidente de carretera: la atracción por el desastre, la adrenalina por el horror, el morbo por lo siniestro: en definitiva, la dirección de Olivier Assayas. Personal Shopper El argumento y el comienzo son maravillosos. La asistenta personal de una superestrella de la moda tiene el poder de contactar con los fantasmas atrapados entre los dos mundos. Stewart viene como anillo al dedo al relato gracias a su aura cool, a su ya icónica apatía y también a la credibilidad con la que equilibra su languidez con la inquietud en las escenas de tensión. En las primeras escenas la vemos recorrer a oscuras una mansión vacía buscando señales del más allá. El sosiego con el que se desarrolla este pasaje recuerda ligeramente a la obra maestra de Guerín, Tren de sombras e incluso a la póstuma Visita, memorias o confesiones de Oliveira. Pero el globo se desinfla enseguida. Assayas de repente nos planta ante tres historias sin llegar ninguna de ellas a profundizar lo suficiente como para ofrecernos una trama sólida. Al principio, la historia de fantasmas logra atrapar nuestra curiosidad con sus modestos efectos especiales en pos de una mayor carga dramática, en la línea de La fille de nulle part de Brisseau. Desgraciadamente, su desenlace resulta ridículo e innecesario. Tras ello, el peso del thriller se limita a dos escenas tensas y a unas interminables conversaciones por Whatsapp mediante las que el director intenta que el mundo espectral confluya con el terrenal, pero fallando estrepitosamente. Utiliza para ello un coqueteo con el riesgo y el peligro que en ningún momento pone al espectador en aprietos. Por último, la historia de la vida laboral de la protagonista. Utilizar como excusa a una asistente personal para lanzar dardos contra la industria de la moda resulta demasiado fácil, pero ya que se empeña uno en llevarlo a cabo, al menos esos dardos deberían lanzarse con más ganas. Una jefa déspota y rácana y un viaje express a Londres no son suficientes para sostener la que se supone que es la trama principal, la que da título a la película. Pero además, Assayas tiene la osadía de criticar la falta de libertad de los fotógrafos de moda respecto a las marcas cuando él mismo, en un ejercicio de esquizofrenia o de petición subliminal de auxilio, vayamos a saber, publicita descaradamente a Chanel y Cartier. Incluso va más lejos situando el confuso epílogo en el sultanato de Omán, coproductor de la película, notándose a la legua la imposición de los mecenas. Personal shopper podría engrosar la lista de clásicos del cine tan malos que se vuelven de culto. Probablemente lo consiga, siendo el principal responsable el propio director debido al abuso de sus recursos habituales. El cine dentro del cine, en un pasaje con el cantante de moda encarnando a Victor Hugo - episodio que recuerda al estilo de Albert Serra y, desde luego, mucho más interesante que la propia película. Pero el espectador también ha de sufrir sus ya característicos fundidos a negro que dificultan la cohesión de las ya de por sí deshilachadas tramas. Por no hablar de la distancia que el director toma de los códigos del cine de terror o del thriller, probablemente para huír de cualquier atisbo de cine comercial, pero brindándonos en cambio una película vacía, hueca, mal construída y mal rematada. Un horror. Disfrutable, claro que sí. Pero un horror. Personal Shopper

La intervención

Acción Bélica Drama Historia
6.9

Febrero de 1976, en la antigua colonia francesa de Djibouti, cerca de la frontera con Somalia. Un grupo de terroristas secuestra un autobús escolar con unos 30 niños. Después de 30 horas de tensión se organiza una operación de rescate. Para desbloquear la situación, Francia envía una unidad de tiradores de la Gendarmería, la recién creada GIGN. Este equipo, tan heterogéneo como indisciplinado, llevará a cabo una operación de alto riesgo que marcará un hito de esta unidad especializada en misiones peligrosas. critica: Inspirada en acontecimientos verídicos, esta producción francesa añade algunas licencias al guion para recrear el contexto de 1976 en Djibouti. Con un presupuesto limitado, el director consigue combinar la imagen y el reparto para ofrecer mucha acción. La intervención El inicio sitúa al espectador en la última colonia francesa, donde los somalíes empiezan a rebelarse para conseguir la independencia. Con ese fin, deciden secuestrar un autobús escolar y llevarlo a la frontera, lo que desata las alarmas, ya que los niños podrían desaparecer para siempre. La Legión toma posiciones para contraatacar y, desde París, se decide enviar a una unidad de francotiradores para intervenir en el rescate (conocida actualmente como GIGN: Grupo de Intervención de la Gendarmería Nacional). De esta manera, se empieza a generar un clima de tensión, con varios niños en medio de un campo con los legionarios a un lado y un grupo de terroristas somalíes al otro. Además, los altos cargos prefieren ir por la vía de la diplomacia, una decisión fácil de tomar desde un despacho, sin estar presente en el conflicto. Aunque con una buena premisa, el film funciona en gran parte gracias a los actores. Alban Lenoir realiza un gran trabajo en su interpretación de jefe de grupo, convirtiéndolo en un líder carismático con el que es fácil empatizar. También destaca Olga Kurylenko como profesora y pacificadora en la misión, una de las piezas clave, quien, como se puede observar en la cinta, tiene gran facilidad para rodar en varios idiomas. Las localizaciones marroquíes en las que ha sido rodado el largometraje ayudan a sumergir por completo a la audiencia en esta historia. Los planos ambientan correctamente la narrativa y enmarcan la acción, que se desencadena inevitablemente. Sin embargo, las escenas con francotiradores, que empiezan siendo realistas, acaban pareciendo forzadas y posicionando a los hombres como una especie de superhéroes a los que la batalla casi no afecta. No obstante, hay que resaltar que el GIGN ha llevado a cabo en la vida real muchos rescates de rehenes de manera victoriosa por lo que, a pesar de aparentar idealizados, sus triunfos sí han sucedido. Un relato desconocido por la mayoría –que Fred Grivois ha querido mostrar en la gran pantalla aprovechando al máximo los recursos de los que disponía– hace que La intervención no diste mucho de las grandes películas de acción americanas. www.contraste.info La intervención

El espacio entre nosotros

Comedia Drama
5.4

Micky Adams (Kelsey Grammer), un excéntrico músico de rock, pierde el control de la realidad cuando su sello discográfico busca deshacerse de él y de sus nuevos álbumes "únicos". Con la esperanza de escapar de la sala de correo, el joven Charlie Porter (Jackson White) tiene la tarea de viajar a la extraña casa del músico y obligar a Micky a rescindir su contrato. Micky se da cuenta de que Charlie podría ser la clave para un avance artístico y la improbable amistad de la pareja crece. El vínculo extraño pero poderoso ayuda a ambos a obtener una perspectiva sobre la industria de la música, la vida, el amor ... y el espacio entre ellos.....The Space Between critica: prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, .........The Space Between

La dama de oro

Drama
7.4

Basada en una historia real. Maria Altmann, una mujer judía que huyó de Viena durante la II Guerra Mundial (1939-1945), regresa sesenta años para reclamar las propiedades que los nazis confiscaron a su familia, entre las que se encuentra el célebre 'Retrato de Adele Bloch-Bauer I', de Gustav Klimt . El joven abogado Randy Schoenberg le ayudará en esta lucha ante el gobierno austriaco y la Corte Suprema de los Estados Unidos. Al mismo tiempo, Maria deberá enfrentarse a las terribles verdades de su pasado. critica: Helen Mirren, con su poderosa presencia y su calidad artística, no logra salvar esta historia, construida con la asepsia de un quirófano de hospital. La dama de oro Simon Curtis parece que ha puesto su empeño en mostrarnos la historia como si un documental se tratase, y al pretender ser fiel en su construcción, ha dotado a este proyecto cinematográfico de frialdad, evidenciando aún más, su grandes carencias artísticas. La dama de oro

Un viaje de diez metros

Comedia Drama
7.3

Hassan Haji conoce el mundo de la restauración desde muy pequeño, cuando su abuelo regentaba el restaurante justo debajo de su casa en la ciudad de Bombay. Cada día el olor a curry y a especias subía para llenar toda la casa de ese aroma tan peculiar y agradable. Ahora es su nieto, Hassan, quien dirige el restaurante, pero una inesperada tragedia le empuja a él y a su familia a buscar un nuevo local para el negocio y una casa en un pueblo de los Alpes franceses. critica: Es una película amable, acogedora, simpática, llena de colorido, sensual, expansiva y encantadora, un vistoso suflé atiborrado de sabor, olor, sugerencias y buenas vibraciones. Casi demasiado bonita para ser creíble, simple como el mecanismo de un chupete y de una superficialidad algo automática y sin alma. Tiene la virtud de hacer del paladar y el disfrute de los sentidos su centro narrativo y temático, pero tan loable punto de partida – por lo general postergado tanto en el cine como en la vida – se queda en buenos propósitos llenos de bonhomía, buen rollo y cortedad de miras y bastante famélicos logros más allá de la estampita florida, jacarandosa y preciosista. Un viaje de diez metros Resulta campechana, nada ofensiva y se me hace difícil de criticar porque no hay nada que no funcione bien ni cumpla su propósito de entretener con decoro, equilibrio y buen gusto. Consigue lo que se propone y entretiene durante toda su proyección, con ritmo y fluidez, sin sobresaltos ni sorpresas, de una afabilidad contagiosa y positiva, estudiada sencillez y benevolencia ecuménica digna de elogio. Pero todo resulta demasiado estudiado, prefabricado, como una receta en que nada sobra ni falta pero que sabe a poco, se queda corta, acaba uno con hambre, no va a ninguna parte, apenas levanta el vuelo y se queda exangüe, sin nervio, mordiente o intensidad. Falta ingenio y los personajes son planos y sin densidad ni interés. Los buenos propósitos es lo que tienen: se alcanzan y ya está. Helen Mirren está en su papel de dama estirada con corazón, pero como todo lo demás, carece de verdad o intensidad. Es un cliché andante. Y la familia protagonista lleva con solvencia el peso de una tenue trama de superación, dificultades y oprobios – y poco más. Tentado estoy de alabar la bella fotografía de Linus Sandgren (porque realmente lo merece) que saca partido a la comida, los paisajes y los interiores, o de resaltar de nuevo el eficaz chorro sonoro de A.R. Rahman (sí, la bullangera alma oscarizada de ‘Slumdog Millionaire’), pero produce tristeza que los apartados más reseñables sean los técnicos. Dicen que han cambiado (y edulcorado) el final de la cinta – basada en una novela de cierto éxito – muy al estilo más comercial del Steven Spielberg (aquí coproductor) más cargante. En definitiva, tan falaz como prescindible – aunque se vea con simpatía e indulgencia. Un viaje de diez metros

Toda una vida en un año

Drama Romance
8.3

Sigue a Daryn, un adolescente de 17 años que tras descubrir que su novia se está muriendo, decide entregarse por completo a ella en lo que le reste de vida. critica: Demasiado empalagosa y artificial resulta esta historia de amor adolescente que fue rodada en 2017 y archivada por culpa de acusaciones de conducta sexual inapropiada a Cuba Gooding Jr., uno de los protagonistas principales que interpreta al padre del chaval. El resultado es que el film aparece unos años después muy veladamente para un estreno en plataformas. Toda una vida en un año Daryn se puede decir que es un chico afortunado de buena familia que le gusta rapear. Buen estudiante, atleta, un Range Rover y un casoplón. Su padre maneja su vida con mano ferra y autoritaria hasta que vaya a la universidad. Pero un día en una heladería conoce a Isabelle, rápidamente conecta con ella y le pide salir. Isabelle es totalmente diferente a él y se muestra esquiva, poco a poco se empiezan a enamorar, pero a ella le queda poco de vida... El hijo de Will Smith (Jaden) es el protagonista algo soso, junto a Cara Dedevigne, una chica con cara de pocos amigos que la verdad no consigo verla nunca bien como actriz. El resultado es que entre los dos desprenden poca química y todo queda poco creíble. El director esloveno Mitja Okorn se limita a plasmar en imágenes este pobre guion que claramente busca la lágrima fácil. Destino Arrakis.com Toda una vida en un año